Tentación asegurada: aprende a preparar una red velvet en simples pasos

La torta roja que apareció para revolucionar la pastelería.
lunes, 30 de noviembre de 2020 · 13:21

El red velvet es un postre que se caracteriza por contar con un bizcochuelo rojo que resulta muy llamativo a la vista, una textura cremosa y una sensación suave en el paladar que le hace honor a su nombre en cada bocado.  

Esta torta de terciopelo es un clásico de la pastelería y desde que se hizo conocida se convirtió en un boom entre los fanáticos de los platos dulces. Descubre la receta que debes seguir para conseguir que este pastel colorado salga increíble.  

Para hacer el bizcochuelo necesitarás: 170 gramos de manteca, 450 gramos de azúcar, 3 unidades de huevos, 340 centímetro cúbico de leche, 20 mililitros de zumo de limón, 375 gramos de harina cuatro ceros, 1 cucharada de polvo para hornear, 20 gramos de cacao en polvo, 1 cucharada de esencia de vainilla, 1 cucharada de sal, 2 cucharadas de colorante vegetal, 1 cucharada de bicarbonato de sodio y 1 cucharada de vinagre.

Por otro lado, para hacer el frosting del red velvet utilizarás: 300 gramos de queso philadelphia, 300 gramos de mascarpone, 1 cucharada de esencia de vainilla, ralladura de limón, 200 gramos de azúcar impalpable y 360 mililitros de nata de leche.

El primer paso para preparar la red velvet consiste en batir la manteca con el azúcar y una vez que se integren añade los huevos de a una unidad y la esencia de vainilla. Por otro lado, mezcla la leche junto al zumo de limón, deja reposar por algunos minutos y luego aplica el colorante rojo.

Respecto a los ingredientes secos, pon en un recipiente la harina, el cacao, polvo para hornear y sal. En un bowl aparte reúne el vinagre con el bicarbonato de sodio y cuando estén los dos suma todo a la preparación con color.

La masa debe ser dividida en dos moldes iguales y se tienen que cocinar en el horno por aproximadamente media hora. Para hacer el frosting, en un bowl mezcla todos los ingredientes y utiliza una batidora para llegar a la consistencia deseada.

Cuando ya estén listos los bizcochuelos, espera a que se enfríen y divide cada uno por la mitad. Unta en cada superficie la preparación cremosa y luego puedes añadirla también por los bordes para cubrir el exterior por completo. Lleva el red velvet a heladera, espera hasta que esté más firme para cortarla y servir a todos los comensales.  

Otras Noticias