Fácil y deliciosa: la receta de salmón ahumado para lucirte esta Navidad

La receta perfecta para los impacientes en la cocina.
lunes, 14 de diciembre de 2020 · 12:05

Se acerca la época de fiestas y junto a ella llegan las compras para poner a prueba desde los platos que se caracterizan por ser muy elaborados hasta los más tradicionales del año, y entre ellos se encuentra el salmón ahumado.

En el menú navideño, este pescado rosado tiene una fuerte presencia gracias a su gran versatilidad: puede utilizarse tanto en la entrada como en la comida principal. Al prepararlo en el hogar se ahorra mucho dinero, se puede especiar a gusto y lo mejor de todo es que es muy fácil de realizar.

Los ingredientes que utilizarás para esta receta navideña son: 400 gramos de salmón sin espinas, 200 gramos de azúcar, 200 gramos de sal, 200 gramos de sal ahumada, 40 gramos de eneldo fresco, 2 cucharadas de limón rayado, 6 unidades de pimienta Tabasco en grano.

Una vez que cuentes con todos los elementos es momento de poner manos a la obra. El primer paso consiste en elegir bien la porción de pescado rosado que se usará, los chefs recomiendan que sea gruesa y bastante regular.  

Corta o elige una porción gruesa y regular de salmón.

Es importante tener en cuenta que aunque en la pescadería te aseguren que la porción no cuenta con espinas, siempre es mejor revisarla y tener cerca unas pinzas para quitar cualquier intrusa. Por otro lado, en un bowl mezcla los dos tipos de sal, el azúcar, la ralladura de limón, la pimienta y el eneldo fresco.   

Coloca la preparación en una bandeja y por encima coloca el salmón. Ten en cuenta que el tamaño de la superficie cubra en la totalidad la pieza, envuelve con papel film y deja que repose en el refrigerador por aproximadamente 16 horas, pero puede tardar más así que todo dependerá del grosor.

Una vez que el pescado esté curado es necesario limpiarlo con abundante agua fría y eliminar todos los restos de la preparación que se utilizó para marinarlo. Acto seguido se debe secar por completo.   

Por último, quita la piel del salmón ahumado y comienza a cortar en rebanadas finitas la porción. El resto que no se consuma se conservará en el refrigerador o incluso hay quienes prefieren envasarlo al vacío.  

Otras Noticias