Dieta intuitiva: conoce los pros y contras de esta tendencia alimenticia

El régimen que tiene en cuenta los sentimientos de las personas.
jueves, 3 de diciembre de 2020 · 10:19

La alimentación intuitiva consiste en que las personas empiecen a seleccionar su menú cotidiano en base a su intuición. Las personas que la llevan a cabo escuchan las señales que les da su organismo y en base a ellas toman decisiones.     

Para que este régimen brinde resultados, la clave se encuentra en estar en sintonía con el cuerpo, es decir, ser capaces de distinguir qué nutrientes hacen falta para funcionar correctamente, activar el metabolismo o incluso tener más energía durante la rutina diaria.

  

Aunque la dieta intuitiva está en tendencia, se diferencia mucho de los regímenes mágicos que siempre se ponen rápidamente de moda, gracias a sus programas rápidos y eficaces, que son casi imposibles de mantener en el tiempo.

Este estilo de alimentación basado en la intuición, tiene en cuenta que cada cuerpo  es distinto y más allá de que existen ciertos alineamientos sobre nutrición que se recomiendan para llevar una vida saludable, siempre hay excepciones a la norma.

Los nutricionistas aseguran que la dieta intuitiva no brinda resultados inmediatos, esto se debe a que las personas que la implementan en su rutina deben empezar un proceso para conocer su cuerpo y de a poco descubrir cuáles son los nutrientes que realmente necesitan.

Al comer siguiendo la intuición, no existen las restricciones, no se deben contar calorías, medir las cantidades o llevar un registro de todo lo ingerido en el día. Esta tendencia prometería una nueva forma de vivir y alimentarse, distinta a las que son popularmente conocidas por la sociedad.

Por otro lado, la dieta intuitiva ayudará a las personas a eliminar el hambre emocional de sus vidas, que los lleva a comer de más y no distinguir cuando necesitan ingerir alimentos o es solo una sensación.

Quienes implementan esta tendencia empiezan a tener más en cuenta sus emociones, sienten saciedad de manera natural, ya no pasan culpa porque no existen las restricciones y, sobre todo, aprenden a respetar su cuerpo  

 

Otras Noticias