4 consejos para evitar gestionar las emociones con la comida

Controla la alimentación para que no se convierta en tu refugio.
miércoles, 30 de diciembre de 2020 · 10:30

Los cinco sentidos juegan un papel importante en la vida de las personas, gracias a ellos se puede traer al presente distintos recuerdos que estaban guardados en la memoria. Sin embargo, hay momentos en los cuales esta experiencia es utilizada como un mecanismo para comer de forma  excesiva.   

La comida también tiene el poder de transportar a las personas hacia un estado de bienestar, por esta razón es que hay quienes convierten la alimentación en su refugio personal. A partir de ese instante, los problemas empiezan a manifestarse y se puede perder el registro de lo que se ingiere a diario.

La comida poco saludable es la más ingerida cuando se busca tapar un problema emocional.

No todo el mundo enfrenta un problema emocional de la misma forma. Mientas hay quienes recurren a un amigo o familiar de confianza para conversar, también están las personas que utilizan la comida como un método a corto plazo para sentir una sensación de confort instantánea, que se desvanecerá con el paso de las horas.

Los atracones se sumaron a la lista de trastornos de la conducta alimentaria, y se reconocen por los profesionales de la salud como la pérdida del control en la ingesta de algunos productos que se caracterizan por ser pocos saludables y muy calóricos.  

Las personas tienen distintos métodos para atravesar una crisis emocional.

Aunque el problema aparece cuando a las personas les cuesta reconocer que utilizan la comida para sentirse protegidos, los expertos reconocen que existen ciertos métodos para evitar los atracones emocionales y la ingesta excesiva de alimentos chatarra.

El primero de ellos consiste en empezar a construir recuerdos familiares con platos saludables, de esta manera la memoria comenzará a relacionar ciertos nutrientes a momentos felices y será más fácil no caer ante la tentación.  

Crea recuerdos felices con la comida saludable.

El agua también puede ayudar a combatir el hambre emocional, muchas veces las personas creen que el cuerpo les está pidiendo comida, pero en realidad solo necesita hidratarse y calmar la sed.

Por último, para gestionar mejor los sentimientos  y no caer en la alimentación refugio, se puede utilizar el deporte como herramienta. La actividad física ayudará a producir endorfinas, más conocidas como las hormonas de la felicidad.

Otras Noticias