Juan Baptista y la historia de un poco conocido accidente que lo marcó por siempre

El actor, que interpretó a Oscar Reyes en “Pasión de Gavilanes”, sufrió un lamentable hecho antes de su estrellato.
jueves, 15 de octubre de 2020 · 09:57

El actor Juan Alfonso Baptista vivía hace 16 años las mieles máximas del estrellato, luego de haber personificado el papel de Óscar Reyes en la exitosísima telenovela "Pasión de Gavilanes".

Sin embargo, pocos saben que años antes el venezolano había sufrido un horrible accidente, que le cambió su vida por completo, con secuelas que duran hasta hoy.

Juan Alfonso Baptista debió reponerse a un lamentable hecho.

Todo ocurrió en mucho antes de la historia de los hermanos Reyes, en 1997, cuando se encontraba grabando otra telenovela, “A todo corazón”.

Según contó el actor caraqueño, en los últimos días de rodaje de aquel programa, en el inicio de su carrera artística, sufrió un episodio que hasta hoy le genera consecuencias.

"A todo corazón" fue la primera telenovela de su carrera.

“Un día antes de terminar la grabación, tenía mucho calor en esa locación”, dijo 'El Gato' en “The Suso's Show”, contando que a raíz de eso tuvo que ir a una habitación con aire acondicionado para refrescarse, sin imaginarse lo que vendría después.

Al día siguiente, faltaba una escena para grabar y agarro un vaso de agua y cuando voy a tomar se me cae. Pensé ‘qué raro’. Entonces, sentí que el ojo se me resecaba. A los cuatro días ya estaba totalmente paralizado.

El accidente no le impidió conseguir el trabajo de su mayor éxito.

Lo que Juan Baptista había sufrido es una parálisis facial, por la que tuvo que pasar dos años recuperándose, con dificultades para hablar o comer y, obviamente, sin poder actuar.

Esto, según contó, le cerró muchas puertas en el futuro en su carrera laboral, aunque afortunadamente para él no le impidió luego poder protagonizar el que hasta hoy es su mayor éxito televisivo.

Su último trabajo fue este año en la serie "La venganza de Analía".

Entre las secuelas que aún hoy padece, asegura que cuando toma un traguito se le "apaga un ojo", y que "la gente cree que es molestando, pero es por la parálisis".

Lo mismo ocurre cuando le dicen que “no se le entiende” en una conversación. Ahí les cuenta que sufrió una parálisis facial: “No podía conversar, se me cayó la boca totalmente, el ojo no me cerraba”.

Por suerte, el actor pudo reponerse de tan dramático hecho y tener una carrera exitosa, y hoy en día se toma con gracia algunas de estas secuelas que le han quedado.

Otras Noticias