No la pasó bien: así fue el suplicio de Alejandro Fernández por la boda de su hija

La exesposa del cantante reveló detalles sobre el importante momento.
viernes, 16 de octubre de 2020 · 19:58

Fue el pasado 1° de agosto cuando Camila Fernández sorprendió a más de uno con la celebración de su boda con su entonces novio, Francisco Barba. Ahora, dos meses después, el enlace todavía sigue dando de qué hablar, en especial, cuando se revelaron las impresiones de su padre Alejandro ante esta importante decisión.

Y es que, al parecer, la idea de que una de las mellizas que tuvo con América Guinart caminara hasta el altar significó todo un suplicio para “El Potrillo”.

Alejandro Fernández no quería que su hija Camila se casara tan pronto.

De hecho, fue precisamente su exesposa, con quien mantuvo un matrimonio de seis años, la encargada de develar cómo fueron los días previos a la ceremonia para el intérprete de “Qué voy a hacer con mi amor”.

Mediante un contacto con el programa “Ventaneando”, América Guinart contó que este le pidió que conversara con su hija y Francisco para que retrasaran los planes, pero las intenciones resultaron fallidas porque la pareja estaba convencida de su determinación.

Su papá sí la sufrió. Me decía: ‘Convéncelos de que se esperen’.  Yo le dije: ‘Alejandro, están segurísimos que eso es lo que quieren hacer y están enamoradísimos’.

La hija del cantante le dejó saber que estaba muy segura de la decisión que tomó.

Seguidamente, indicó que Camila dio el anuncio de su compromiso a la familia cuando todos se encontraban confinados en Puerto Vallarta por el desarrollo de la pandemia por coronavirus.

Además, agregó que, de manera inmediata, el cantante de “Tantita pena” le dejó saber que consideraba que eran muy jóvenes para casarse pero la heredera sacó a relucir que sus progenitores también lo habían hecho a una corta edad.

Por otra parte, la expareja de Alejandro Fernández señaló que hasta el día del casamiento este sintió una gran nostalgia y melancolía por entregar a Camila. Sin embargo, estos sentimientos terminaron cuando notó la dicha de su descendiente por finalmente contraer nupcias.

Me dijo: ‘La vi ahí tan feliz. Le vi la cara a Camila de tanta felicidad que también yo lo sentí’.

Otras Noticias