Detrás de escena: conoce el entrenamiento que convirtió a Gal Gadot en la Mujer Maravilla

La actriz mantuvo el estilo de vida de una superheroína.
lunes, 19 de octubre de 2020 · 11:38

Gal Gadot se convirtió en una de las actrices más solicitadas y mejor pagas de la industria de Hollywood gracias a su papel en la pantalla grande como la Mujer Maravilla. Sin embargo, el proceso para transformarse en esta superheroína, que la llevó a la fama mundial, no fue para nada fácil.  

Antes de empezar el rodaje de la película, la celebridad israelí tuvo que atravesar un entrenamiento intenso para que su cuerpo se viera musculoso y más tonificado, igual al de Diana Prince en los famosos cómics.  

Gal Gadot en su rol como Wonder Woman (2017).

Para darle vida a la Mujer Maravilla, la actriz se preparó cinco meses antes que los otros integrantes del elenco, para estar lista antes de que comenzaran a rodar la película de DC Comics.

Gal Gadot en varias entrevista confesó que el entrenamiento fue muy riguroso, ya que durante cinco meses estuvo ejercitándose todos los días y en total se pasaba seis horas en constante movimiento. Aunque las actividades variaban, todas tenían como objetivo aumentar la masa muscular y tonificar el cuerpo.

La exmodelo logró este gran cambio físico gracias a su personal trainer, Magnus Lygdback, que se distingue en el mundo fitness por tener un método bastante particular. El entrenador confía en que para conseguir los mejores resultados físicos la clave se encuentra en combinar ejercicios en donde se emplea la fuerza  y se desarrollan movimientos funcionales.

El boxeo fue una de las actividades principales para lograr la figura de “Wonder Woman”, aunque no fue la única disciplina que realizó la actriz israelí. Para incorporar más resistencia y flexibilidad, tuvo que demostrar su habilidad para escalar en una pared vertical.

Desde que adoptó su figura de Mujer Maravilla, Gal Gadot confiesa que se siente más segura y que se muestra de otra forma hacia el mundo. Además de tener un cuerpo tonificado, admite que también cambió su postura, algo que no se encontraba entre los requisitos para cumplir con su rol de superheroína.  

A pesar de que fue un arduo trabajo, la estrella de Hollywood reconoce que cuando la contrataron para la película estaba muy delgada, y que gracias a este proceso pudo descubrir cómo se siente tener una figura fuerte.

Otras Noticias