No cesan: nuevos detalles de la batalla legal entre Irina Baeva, Gabriel Soto y Laura Bozzo

Se reveló una información importante sobre el proceso.
martes, 27 de octubre de 2020 · 19:02

El pasado mes de agosto, Gabriel Soto e Irina Baeva dieron a conocer públicamente que elevaron una querella contra Laura Bozzo hasta la justicia mexicana, luego de que, a principios de año, habían manifestado su descontento hacia esta por una serie de controversiales comentarios que emitió.

Es de recordar que la conductora de “Laura en América” dirigió en repetidas ocasiones y en diferentes escenarios una retahíla de desdeños hacia la celebridad nacida en Rusia y el galán de telenovelas. Por eso, ambos decidieron presentar una demanda por difamación, discriminación y amenazas.

Gabriel Soto e Irina Baeva sumaron un nuevo capítulo a su conflicto con Laura Bozzo.

Sin embargo, a partir de unas recientes declaraciones de Gustavo Herrera, el abogado defensor de los tórtolos, se reveló que la batalla legal sumó un nuevo capítulo, pues interpusieron una queja pero esta vez por la vía civil, la cual se basó en el supuesto daño moral que ocasionó en la imagen, reputación y honor de la pareja.

El letrado, quien conversó con la revista “TVNotas”, confirmó que se trasladó hasta el domicilio de la acusada para formalizar la solicitud, pero al parecer evitó atenderlo, pues a través del vigilante de su residencia indicó que no vivía en la dirección señalada.

El jurista del actor y la modelo señaló que la conductora fue demandada por la vía civil.

Esta actitud, según Herrera, jugaría en contra de la jurista de 69 años, ya que la información de su vivienda es correcta y la negación podría interpretarse como un desacato y, por ende, surgiría una orden de arresto en contra de ella o el cuidador del edificio.

Se puede configurar el delito de resistencia de particulares a un mandato judicial. La están mal asesorando y esto puede incitar que, incluso, dicten un arresto en contra de Laura Bozzo o del policía.

El representante de la pareja confirmó que las intenciones del caso responden a obtener una remuneración económica por los daños ocasionados.

Por otra parte, sobre la posibilidad de aceptar solo unas disculpas por las palabras de Laura Bozzo, señaló que no está dentro de los planes estipulados, ya que las intenciones de Irina Baeva y Gabriel Soto están dirigidas a obtener una remuneración económica.

Es imposible pensar que con una disculpa pública se borre el daño que han causado en la opinión pública sus declaraciones. Nos vamos hasta las últimas consecuencias. Al delincuente hay que pegarle en el bolsillo.

Otras Noticias