"Dan ganas de llorar": Ana Rosa Quintana hizo frente a una crítica situación

La presentadora se quedó sin palabras.
martes, 10 de noviembre de 2020 · 08:20

El 2020 ha sido un año complicado para todo el mundo, y en la televisión se ha hecho cobertura del caso aplicado a todos los ámbitos de la vida. En esta ocasión, Ana Rosa Quintana fue la receptora de noticias en torno a una difícil situación.

La presentadora de televisión se puso en contacto con Arantxa Nazabal, una camarera que se desenvuelve entre los locales gastronómicos de San Sebastián, los cuales no se escaparon de la lista de comercios afectados por el coronavirus.

Por una parte, el cierre de estos lugares y el aumento de los impuestos ha representado el caos para muchos de ellos. Esto lo mencionaba la testigo del sitio y la periodista se mostraba de lo más empática.

Sumado a esto, la trabajadora hizo una invitación a la sociedad para que creen consciencia sobre estas circunstancias, y solicitó ayuda a las autoridades, ya que los contagios continúan en aumento.

Además, explicó que muchas veces tiene que estar vigilando a quienes visitan la locación como "policía", ya que a veces hay personas que no usan el barbijo, exponiéndose a ellos mismos y a los demás.

Por si fuera poco, la portavoz le contó a la madrileña que en cuanto al tema del transporte es caótico el riesgo que existe al momento de ingresar a las unidades, pues los usuarios del servicio realmente van muy unidos, algo que rompe con las recomendaciones para prevenir el contagio.

La testigo denunció la situación del transporte como un gran riesgo para los pasajeros.

"Me dan ganas de llorar", confesaba Arantxa al hacer referencia a los momentos en los que llega un nuevo cliente a estos locales de comida de Euskadi.

Ante todo este escenario, Ana Rosa Quintana guardó silencio un momento, y al cerrar la interacción solo pudo decir que por los vientos que soplan, España podría empezar, nuevamente, un confinamiento total desde casa, algo que no pinta bien para el futuro.

Otras Noticias