Miércoles 4 de Agosto 2021
COPA LIBERTADORES

Vergonzoso: la policía reprimió a Boca después del partido por Libertadores

El Xeneize fue agredido en el vestuario por las fuerzas de seguridad brasileñas.

Mineiro vs Boca. Fuente (Twitter)
Escrito en FÚTBOL el

Boca viajó a Brasil con la meta de clasificar a los cuartos de final de la Copa Libertadores e ilusionar a sus hinchas con seguir en la pelea de obtener el título que más desean. Sin embargo, lo que empezó siendo una incursión para soñar terminó transformándose en una pesadilla. Incluso el partido y eliminación por penales contra Atlético Mineiro quedó como algo anecdótico en comparación a lo que pasó la delegación en el vestuario.

A través de las redes sociales se empezaron a viralizar videos de como la policía brasileña reprimió a todos los jugadores, cuerpo técnico y hasta dirigentes de Boca una vez que abandonaron el campo de juego. Mientras volaban vallas y había empujones se visualiza como dos agentes de la policía lanzan gas pimientas mientras se escuchan los insultos de Jorge Bermudez, dirigente del Xeneize.

Un verdadero escándalo que tiene a los uniformados como protagonistas de manera vergonzosa y una dirigencia del Mineiro que tampoco ayuda mucho. Al parecer el conflicto es tan grande que hasta se habló de la posibilidad de que jugadores de Boca, Sebastían Villa y Franco Zambrano sean detenidos. Los habrían mantenido adentro de vestuario con ese fin.

Una situación lamentable que se inició a partir de un enojo del conjunto dirigido por Miguel Ángel Russo producto de un nuevo fallo polémico en contra de sus dirigidos. En el segundo tiempo lograron anotar un gol, pero a instancias del VAR fue invalidado. Igual que lo que había pasado en la ida. Ese fallo hizo que el partido finalice 0 a 0 dándole, por penales, la clasificación a los brasileños.

La atención ahora está puesta en ver como el plantel de Boca puede abandonar el estadio Mineirao después de esta jornada bochornosa que puede tener consecuencias muy graves en el futuro de la competición. Una realidad que empaña lo que tendría que haber sido un simple partido de fútbol.