Sábado 18 de Septiembre 2021
JUEGOS OLÍMPICOS

No tuvo medalla: por qué Jaime Lozano no recibió el bronce olímpico

Por una costumbre de la competencia, el entrenador mexicano se quedó sin presea.

México Bronce. Fuente: (Twitter).
Escrito en INTERNACIONAL el

Los Juegos Olímpicos son maravillosos. Cada atleta que participó de alguna cita recuerda de gran manera esa experiencia y lo califica como algo inigualable. Ese sentimiento se potencia aún más si se consigue una medalla. Esa presea colgada en el pecho representa mucho más que un premio físico. Es el símbolo de un trabajo realizado de manera exitosa que será recordado cada vez que se la mire. Sin embargo, así como tiene cosas asombrosas, las olimpiadas también cuentan con un tradicionalismo que puede ser cuestionado por considerarse injusto. Y de eso quedó atrapado Jaime Lozano.

El entrenador de la selección Sub 23 de México que obtuvo el bronce no recibió la medalla. El motivo es tan simple como irracional: el olimpismo no brinda esos reconocimientos a los entrenadores, es solo para los atletas. Por esta misma medida estuvo afectado Luís Fernando Tena, quien no tuvo su oro después de la final ganada a Brasil en Londres 2012. En ese caso, la Federación mexicana se encargó de ofrecerle una réplica. Lo mismo pasará con Jaime Lozano.

Desde el principio de la competencia se supo que México iba decidido al lograr el objetivo. Después de golear a Francia y a Sudáfrica y caer con Japón en la fase de grupos, llegó la gran exhibición frente a Corea, al que le convirtió seis goles. Con ese envión enfrentó a Brasil en semifinales y los penales los privaron de la definición. Igualmente, el Tri tenía una idea fija que pudo conseguir al tomar revancha de los nipones en la final por el tercer puesto. De la mano del ex técnico de Querétaro logró un fútbol de alto vuelo.

El entrenador recibió el reconocimiento de sus dirigidos

Naturalmente, tener la medalla es importante. Sin embargo, lo trascendente para Jaime Lozano es haber quedado en la historia con un grupo de chicos a los que moldeó a su gusto y el placer de haberlos llevado a un podio olímpico. Logró así un reconocimiento mucho mayor que el que puede darte cualquier premio.