Miércoles 20 de Octubre 2021
SELECCIÓN ARGENTINA

"Y así siguió jugando": la foto de cómo terminó el tobillo de Ángel Di María en la final

La esposa del jugador viralizó una imagen donde se evidencia la lastimadura.

Angel Di María. Fuente (Twitter)
Escrito en LA SELECCIÓN el

Ángel Di María es, sin dudas, uno de los jugadores argentinos que más se merecen estar viviendo este momento. Después de haber pasado por tantas pálidas con la camiseta de la Selección a lo largo de su ciclo, que el sábado haya convertido uno de los goles más gritados en los últimos años sin dudas tendrá sabor a revancha para él. No solo por haber hecho ese 1 a 0 contra Brasil en el Maracaná que le dio a la Albiceleste el título de la Copa América, sino también por la forma en la que terminó jugando la final.

Habían pasado pocos minutos de aquella definición exquisita de Ángel Di María por encima de Ederson emulando su gol en el partido por la medalla de oro en Beijín 2008, Ángel volvía a recibir un balón cruzado en la banda derecha que en este caso no puede controlar. Cuando pierde esa pelota, empieza a dar saltos sin poder pisar. En el momento que cae se supuso que nuevamente había sufrido una lesión en una final como en las anteriores. Sin embargo, de inmediato se supo que era el tobillo y que el ex Rosario Central iba a seguir en cancha.

No fue hasta las últimas horas que se pudo apreciar cómo quedó esa zona lastimada. Jogelina Cardoso, esposa de “Fideo”, publicó en Instagram una foto de ese tobillo notoriamente hinchado y con moretones. “Y así siguió jugando”, reza la historia posteada que demuestra lo importante que era para él y para todos estos partidos.

Así quedó el tobillo de "Fideo"

Ángel Di María empezó atrás en la consideración de Lionel Scaloni. No solo en esta Copa América, sino en su ciclo como entrenador de la Selección. A fuerza de grandes rendimientos en su club, volvió a ser convocado para recambio. Los muy buenos minutos mostrados como suplente le valieron la posibilidad de ir desde el inicio ante Brasil y tener ese partido consagratorio que se debía. Un ejemplo de perseverancia pura.