Meghan Markle lanzó su línea de ropa y apenas comenzó su camino en la industria de la moda, ya bate récords.

Con este nuevo emprendimiento, la duquesa de Sussex tiene como finalidad aportar su granito de arena en función de las mujeres trabajadoras, ya que por cada vestido que se venda los locales John Lewis, Marks & Spencer y Jigsaw donarán lo recaudado a Smart Works.

La firma elegida por Meghan es una ONG que se dedica a ayudar a mujeres en riesgo de exclusión social a prepararse adecuadamente al momento de concurrir a una entrevista laboral, incluso cuenta con sesiones de coaching y les ceden el outfit que llevarán a la prueba.

La iniciativa de la esposa del príncipe Enrique surgió luego de observar en varias oficinas que a muchas mujeres les costaba combinar sus prendas no por falta de gusto, sino de recursos, por ello decidió actuar con fines solidarios. 

Más de...