Si bien las reinas y los monarcas son de la realeza, no dejan de ser personas y como tal sus cuerpos tienen los mismos síntomas que todos los humanos ante ciertas circunstancias, como ser el frio en invierno o el calor en verano, pero ¿cómo hacen para no sudar nunca y verse siempre espléndidos ante las cámaras y las miradas del mundo?

Además del maquillaje profesional y casi cinematográfico, sus vestuarios tienen mucho que ver. Es por eso que, entre las prendas de los royals solemos ver básicos repetitivos como los vestidos camiseros, blusas, el color blanco o las tradicionales flores.

Una de las principales figuras que manejaba muy bien el asunto en cuestión era Lady Di, conocía todos los trucos para verse siempre resplandeciente en sus escapadas veraniegas. Tal como se observa en una de sus mejores capturas, en Mallorca por 1988, donde lució una camisa y salones blancos, falda color caldera y su toque personal de gloria, unos pendientes XL de oro.

Otro de los clásicos son los famosos vestidos camiseros largos hasta las rodillas. Tal como lo lució la flamante Meghan Markle en su viaje a Australia el pasado mes de octubre ¡estaba realmente hermosa! Además de la amplitud de las telas, también se disimula muy bien con los estampados floreados y quienes llevan las coronas lo saben.

La reina Sofía es una de las que siempre elige asombrosos estampados en sus prendas amplias y frescas. Lo cierto es que todas estas reconocidas figuras de la realeza siempre saben como marcar tendencia y volverse íconos de moda, algunas bien asesoradas y otras por cuenta propia, como si fuese un don.

Más de...