Como todos saben ser de la realeza no es cosa simple y sencilla, además de tener que cumplir a rajatabla los protocolos de la Corona, sus miembros también deben sacrificarse en ciertas actividades por una cuestión de seguridad, teniendo en cuenta la importancia de su figura en el mundo. La familia real danesa no es la excepción a todo esto.

Cabe destacar que el palacio de Amalienborg no es solo la residencia oficial de los royals, sino uno de los lugares más visitados turísticamente de Copenhague, por lo que están en permanente expuestos a que algo atente contra sus vidas, por ello, viven bajo extremas reglas de seguridad antiterroristas.  

Ahora, se les sumó a los daneses, una nueva negativa de acceso a los automóviles al área del castillo real. Esto significa que, gracias a esta reciente disposición, únicamente se podrá acceder a la zona a pie o en bicicleta; de hecho, según trascendió en detalles, las entradas al palacio estarán bloqueadas para los rodados con 52 barreras de acceso en las cuatro entradas, sumado a otras 13 puertas de acero que blindarán la zona.

Entre otras medidas de seguridad, las familias de monarcas suelen contar con niñeras entrenadas para el cuidado de los más pequeños, al trasladarse en sus vehículos no pueden cerrar ellos mismos las puertas de los rodados –muchas veces los coches en los que viajan tienen cierre automático- incluso sus hogares cuentan con sistemas que los protegen de los caza Pokémon Go ¡Parece de película, pero es la realidad de su cotidianeidad!

Más de...