Hay una razón: La Reina Letizia no desea ver ni en pintura a Iñaki Urdangarin

Cometió un gran error.
martes, 10 de noviembre de 2020 · 08:45

El Caso Nóos representó un auténtico bochorno que avergonzó a toda la Familia Real ya que Iñaki Urdangarin utilizó sus influencias para beneficio personal, algo por lo cual hasta la Infanta Cristina casi cae también. Sin embargo no es precisamente por eso que la Reina Letizia tiene vetado su nombre.

En Zarzuela recuerdan con malos ojos al cuñado del Rey Felipe, que actualmente ha cumplido los primeros dos de los seis años de condena en la prisión de Brieva, y es que a su historial hay que añadirle la ira que le causó a la Consorte y que todavía no supera.

Iñaki Urdangarin fue quien le regaló el anillo de compromiso.

Lo que representaba uno de los regalos más especiales en la vida de la Reina de España terminó siendo el símbolo de la corrupción que hizo temblar a la corona, un tema que se hubiese podido evitar si su marido no hubiese confiado tanto en Urdangarin.

Hay que recordar que el anillo de compromiso que el hijo de los eméritos le entregó a su esposa hecho con diamantes y oro blanco costó un total de tres mil euros, los cuales fueron cancelados por el marido de la Infanta Cristina pues fue él quien lo retiro en la joyería.

La Reina Letizia no sabía cómo se pagó la joya.

Según pudieron conocer diversos medios tras las investigaciones, él lo hizo como favor para el entonces Príncipe Felipe, hasta el punto de pagarlo y ofrecer así el primer obsequio formal al futuro matrimonio.

Todo iba como viento en popa hasta que en 2011 se empezaron a desvelar los hechos relacionados al Caso Nóos, incluyendo el anillo que con tanto orgullo ella lucía desde el 2003.

La Reina Letizia no perdona que Iñaki Urdangarin le haya hecho eso, pues su nombre se vio vinculado a ese tipo de hechos, algo insólito en su vida y lo que originó una de sus mayores rabietas desde que ingresó a la monarquía.

Para nadie es un secreto que desde Zarzuela observan con mucho recelo a la hermana del Jefe de Estado, especialmente sus intentos de sacar de prisión a su esposo mucho antes del término de su condena de seis años, pero para fortuna de la corona todavía no sucederá.

Otras Noticias