No fue amor a primera vista: los segundos vestidos que eligieron las royals para su boda

El plan B de la realeza para sus looks nupciales.
miércoles, 11 de noviembre de 2020 · 10:32

Cuando se trata de bodas, las royals entienden que menos nunca es más, por esta razón es que fueron las primeras en imponer entre la moda el lucir un look nupcial distinto en la fiesta al que todos vieron cuando caminaron por el altar para pronunciar el tan esperado “sí, quiero”.

Con el paso de los años, el segundo vestido se convirtió en un must que no puede faltar en ninguna fiesta de casamiento. Muchas representantes de la realeza, gracias a la gran relevancia que tuvieron sus ceremonias, son la fuente de inspiración para las futuras novias que no saben qué estilo elegir para el día tan especial.

Meghan Markle y el Príncipe Harry (2018).

La boda de Meghan Markle y el Príncipe Harry demostró que detrás de un gran vestido de novia, siempre puede haber un segundo look nupcial que lo supere. Sin lugar a dudas, la royal sorprendió a todos cuando apareció con un diseño sencillo pero elegante creado por Stella McCartney.

La duquesa de Sussex lució un “wedding gown” confeccionado en seda blanca que permitía que su piel luciera más radiante, sin mangas y con un cuello halter que dejaba al descubierto su espalda, hombros y brazos.   

Kate Middleton en la recepción de su boda (2011).

Por otro lado, Kate Middleton en su boda con el Príncipe William decidió cambiar su vestido de novia principal, al que muchos críticos de moda consideraron como “el más famoso de la historia”, por uno más acorde para la recepción.

La Duquesa de Cambridge eligió para su segundo look nupcial un diseño de Alexander McQueen que se caracterizaba por estar confeccionado con una tela simple de satén, una falda circular, un cuello en forma de corazón y un cinturón con brillantes.

La Princesa Eugenia junto a su esposo, Jack Brooksbank.

Para las novias que no quieren caer una vez más en el cliché del vestido blanco para su segundo cambio nupcial, el diseño en color golden rose que utilizó Eugenia de York para la recepción de su boda real es una gran fuente de inspiración.

El encargado de realizar este modelo fue Zac Posen, un amigo de la princesa y modisto de las celebridades de Hollywood, que se inspiró en la película “Para atrapar al ladrón”, un clásico protagonizado por Grace Kelly.

Otras Noticias