Todo estaría permitido: así es la extraña dieta que mantendría la Reina Isabel II

Lo que no faltarían en la rutina de la soberana británica.
martes, 17 de noviembre de 2020 · 17:41

La rutina cotidiana de la Reina de Inglaterra genera tanta curiosidad como la vida privada de las royals del momento. Desde los productos de belleza que aplica en su rostro, hasta el plan nutricional que sigue a diario, son datos que podrían esconder el secreto de su longeva apariencia.   

Aunque muchas personas creían que Isabel II logró convertirse en la soberana que más tiempo estuvo en el trono británico gracias a sus hábitos alimenticios, la dieta que mantiene no parecería ser tan saludable como se pensaba.  

La Reina Isabel II comienza el día desayunando una taza de té inglés, con un poco de leche y sin nada de azúcar. Generalmente acompaña esta infusión con un plato de biscuits o tostadas untadas en mermelada.

Al igual que todos los mortales, la monarca británica también disfruta, en ciertas ocasiones, de comer un tazón de cereales por la mañana. Los expertos en realeza aseguran que la línea “Special K”, de la marca Kellog's, es su favorita.

A media mañana, Isabel II del Reino Unido opta por un aperitivo para engañar al estómago y poder saciarse más durante el almuerzo. Generalmente suele consumir pescados o carneas blancas acompañadas con ensaladas muy variadas.

Según el chef Darren McGrady, quien trabajó durante muchos años en el Palacio de Buckingham, la soberana británica, a pesar de ser muy disciplinada con las porciones, realmente no da mucha importancia a la comida.

Para la merienda, la reina más longeva del mundo opta por beber una taza de té earl grey, que acompaña con sándwiches de pan blanco, repletos de pepinillos, salmón ahumado, huevos con mayonesa, jamón con mostaza e incluso atún.  

Durante la última comida del día, Isabel II suele cenar guisos con carne de venado, faisán o vaca. Para finalizar su jornada, no pueden faltar los aperitivos y el chocolate amargo.

Otras Noticias