Así se le declaraba el Rey Juan Carlos a una de sus mujeres más recordadas

Solo tenía ojos para ella.
domingo, 22 de noviembre de 2020 · 17:25

La opinión pública no es ajena a los casos extramatrimoniales que el Rey Juan Carlos llegó a protagonizar a lo largo de su matrimonio con la Reina Sofía, sin embargo, lo que no comprendían realmente es la firmeza de un romance en particular, el cual lo hizo perder la cabeza.

No se trata de Corinna Larsen, a quien prácticamente no se nombra en Zarzuela debido a la caja de pandora que abrió al momento de hacer las revelaciones sobre el emérito, sino sobre otra personalidad femenina muy reconocida en el país, pero no por sus logros empresariales.

Marta Gayá formó parte de la vida del Rey Juan Carlos.

Marta Gayá pasó a la historia no precisamente por ser una de las mallorquinas más exitosas en el mundo de los negocios, sino por formar parte la lista de conquistas del entonces Rey de España, quien cayó rendido a sus pies.

La periodista y autora del libro “Yo, El Rey”, Pilar Eyre, reveló en su reciente obra una presunta conversación entre ambos personajes, la cual recreó y sin duda no deja a nadie indiferente.

Le confesó que le gustaba cómo arrugaba su nariz al reír.

“Sabes, Juan, que me encanta cuando te ríes, cuando arrugas la nariz”, expresaría Marta Gayá al hombre por quien se entregó, y el marido de la Reina Sofía se le habría declarado con una frase que lo dejaría en evidencia: “A mí me encana el sabor de tu piel”.

Pocos tenían idea del alcance romántico de dicha aventura que seguramente habría puesto a sudar más de una vez a la monarquía, sin embargo esa historia no llegó a buen puerto finalmente.

El Rey Juan Carlos claramente tenía una debilidad hacia la empresaria mallorquina, cuyo nombre surgió en los días recientes en la portada de los medios por este libro de Eyre, quien insinuó que recibió todo tipo de presiones de las examigas del soberano español.

No reveló si finalmente ella la llamó intentando convencerla de no publicar esa hipotética conversación, pero lo cierto es que relata de forma muy detallada lo que pudo suceder en realidad en sus aposentos.

Otras Noticias