Una gran anécdota: revelaron una insólita historia que vivió Lady Di

La Princesa tuvo un momento en la Patagonia.
domingo, 22 de noviembre de 2020 · 09:38

Desde el estreno de “The Crown” hace una semana en la plataforma de entretenimiento Netflix, nadie ha dejado de hablar sobre Lady Di y su influencia en la Familia Real británica.

23 años luego de su partida física, la Princesa Diana sigue siendo más recordada y querida que nunca. Por eso, muchos medios de comunicación se han tomado la tarea de recordar hechos memorables.

Uno de ellos fue cuando visitó Puerto Pirámides y Gaiman, un encuentro que hizo hace 25 años según reveló “Clarín” en su portal web, un momento icónico en el que todos los argentinos quisieron estar.

En aquella época, la nacida en Sandringham era uno de los miembros de la realeza que causaba más sensación y su ida hacia la Patagonia fue calificada como “histórica” y como un escape de su infeliz matrimonio con el Príncipe Carlos.

De hecho, la propia producción del OTT refleja, en cada uno de sus episodios, los días de tristeza de la hija de John Spencer en el Palacio de Highgrove y, posteriormente, en Kensington.

Le di la mano para que subiera a la lancha. Ella misma me la tendió y me miró fijo a los ojos. No hizo falta que dijera nada. Me agradeció desde su mirada profunda, su gesto de humildad. Hice algo que el protocolo nos había prohibido pero en realidad no fui yo quien rompió con las reglas. Fue la princesa a la que pareció no interesarle la corte de guardianes que la rodeaba y la protegía. Pero no pudieron conmigo. O mejor dicho con ella.

Hace 25 años, Lady Di visitó la Patagonia argentina.

De esta forma la recordó Jorge “Dogor” Schmid, el capitán de aquella lancha en la que abordó ella para hacer un avistaje de ballenas con el grupo. Según su relato, hubo “un antes y un después en sus vidas”.

Y es que para ellos había sido todo un privilegio viajar en la misma lancha que Lady Di, quien con su sonrisa se robó el corazón de todos los tripulantes, así como también de otros lugares que visitó en su paso por la Argentina.

Estoy seguro de que soy de los pocos privilegiados que sin pertenecer al séquito de la nobleza no tuvo que esforzarse para tocar su mano. Ella me la tendió con un enorme gesto. ¿Saben cuántas veces pensé que me decía 'si no me das la mano no puedo subir a la lancha'?

Otras Noticias