El accidente que casi se cobra la vida del Rey Juan Carlos y la Infanta Cristina

Nunca lo podrán olvidar.
jueves, 31 de diciembre de 2020 · 05:45

A pesar de que el Rey Juan Carlos nunca se llevó del todo bien con su hijo Felipe, a la Infanta Cristina sí que le supo complacer todos sus caprichos desde épocas de su juventud.

De esto han quedado múltiples evidencias en la historia real e incluso hubo un hecho concreto que casi les cuesta la vida al emérito y a su heredera. 

El emérito continúa en el ojo de la tormenta.

Es sabido que la Infanta Cristina fue asidua a los deportes acuáticos e incluso a las pistas de automóviles, facetas que compartía al mismo tiempo con el hijo de Juan de Borbón.

Pues el 27 de diciembre de 1990, tanto el esposo de la Reina Sofía como su descendiente sufrieron un percance mientras se trasladaban en un Porsche que era conducido por Su Alteza.

La Infanta Cristina siempre fue una de las consentidas del Rey Juan Carlos.

Justo cuando el padre del Rey Felipe tomaba una curva a alta velocidad, a la altura de la localidad de Pont de Suert, el vehículo se desvió y se salió de la carretera por las placas de hielo que estaban alrededor.

Todo culminó en un hecho afortunado, en el cual tanto el Rey Juan Carlos como su hija terminaron ilesos, pero de no ser así podría haber pasado a mayores. Aparte, el susto fue tan grande que otro chófer continuó la travesía a una velocidad más lenta.

El padre del Rey Felipe vivió una fuerte anécdota con su hija.

Hoy en día esto forma parte del pasado del emérito, pero no lo salva de las múltiples controversias que se siguen filtrando en los tabloides y que no lo benefician en nada.

Por otro lado, las Navidades en la Zarzuela están cargadas de una nube gris, que parece no dispersarse y que es parte del legado que dejó el integrante de la Casa Borbón.

Otras Noticias