La Infanta Elena intentó apaciguar los rumores sobre su padre

Sabía lo que se le venía.
martes, 12 de enero de 2021 · 08:15

Para nadie es un secreto que la Infanta Elena es considerada como el “ojito derecho” del Rey Juan Carlos, después de todo es su primogénita y de lejos es la única integrante de su familia que hasta por el momento no ha sido vinculada a escándalos mayores. Por tal razón ella defenderá a capa y espada a su padre.

Justo cuando el emérito estaba completamente aislado en el Medio Oriente, se conoció que la Duquesa de Lugo lo visitó de manera incógnita a pesar de que no pudo pasar por alto a los curiosos turistas españoles que la reconocieron.

La Infanta Elena visitó a su padre hace unas semanas.

Oficialmente la madre de Victoria Federica no ha confirmado este reencuentro con su progenitor, pero la evidencia así lo señala, después de todo ella dejó de pertenecer a la Casa Real al momento en que su hermano asumió la corona y, con ello, sus funciones fueron relevadas.

Por tal motivo nada le puede impedir pasar tiempo con el cuestionado monarca, quien en los últimos meses ha sido vinculado con un presunto mal estado de salud, pero la visita de la hija mayor de la Reina Sofía tuvo otro efecto en la opinión pública.

La salud del emérito es algo delicado para la Infanta Elena.

Muchos lo interpretaron con una buena señal pues posteriormente se conoció que el jubilado soberano quería regular su estatus ante Hacienda y así pasar navidad en casa: todo gracias a la participación de la tercera en la línea de sucesión a la corona.

De hecho los medios españoles aseguran que la exesposa de Jaime de Marichalar tenía como intención visitar al Rey Juan Carlos junto a sus hijos, Froilán y “Vic”, quienes han estado en la portada de los diarios por sus escándalos nocturnos en plena pandemia.

Los intentos de la Infanta Elena se ven afectados por esta foto. Fuente "Viva la Vida".

No obstante los intentos de la Infanta Elena podrían verse afectados con la filtración de una reciente postal de su padre, en la que se evidencia que no está del todo recuperado de sus dolencias e incluso necesita hasta de dos personas para poder caminar.

Esa no es la imagen que la opinión pública tenía sobre el jubilado monarca, quien en sus últimas comparecencias aún se desplazaba con bastón, pero mucho ha cambiado desde entonces y el tiempo no perdona.

Otras Noticias