La Reina Letizia termina pagando los platos rotos de su suegro

No tiene motivos para estar contenta con él.
domingo, 3 de enero de 2021 · 11:45

Era cuestión de tiempo para que la sombra de Don Juan Carlos persiguiera a la Reina Letizia y empezara a afectar su agenda, pues se adelantó que Zarzuela la privará de una de sus citas anuales más esperadas de todas y el único culpable de esto es precisamente su suegro.

Durante el reinado del emérito se produjeron numerosos bochornos en sus vacaciones y fue el de mayor cobertura mediática lo que sucedió en el viaje a Botsuana en 2012, cuando se fue de caza de elefantes. Este tema marcó un antes y después en la vida de la Consorte.

La Reina Letizia tenía importantes planes a corto plazo.

En vista de ese bochorno la corona empezó a tomar medidas drásticas, como por ejemplo evitar ir a regiones paradisíacas, y debido a los recientes escándalos financieros del jubilado soberano, la esposa del Rey Felipe sabe que ya no tendrá vacaciones privadas.

Por lo general la Monarquía toma sus días de descanso en pleno verano, sin embargo en los últimos años se hizo costumbre que la madre de la Princesa Leonor se tomara una licencia con su familia en enero. Aunque esto no se repetirá.

La Reina Letizia sabe muy bien quién es el culpable de esto.

“MDZOL” reveló que la Reina de España recibió la noticia definitiva sobre sus planes a corto plazo y sin duda tiene motivos para señalar a su suegro por esto.

Hay que recordar que el Jefe de Estado intenta transmitir otra imagen de la Monarquía, mucho más reservada y austera, y la mejor forma de comprobarlo es con el cambio del estilo de vida ostentoso al que Don Juan Carlos se acostumbró.

La Reina Letizia terminó pagando los platos rotos.

Claramente la Reina Letizia se ve afectada por este nuevo rumbo de la realeza, pues tanto ella como su familia terminaron pagando los platos rotos del marido de Doña Sofía.

Lo último que ella quería era que su suegro regresara a España, algo que intentó evitar de forma incesante. Finalmente la cuñada de Elena de Borbón no se tuvo que ver la cara con el culpable de sus pesadillas.

Otras Noticias