Rebelde: el día en que la Princesa Diana le llevó la contraria a la Reina Isabel

La marcada personalidad de Lady Di siempre dio de qué hablar.
miércoles, 6 de enero de 2021 · 08:45

No solo por los escándalos que constituyeron su matrimonio con el Príncipe Carlos, muchos de los cuales salen reflejados en la cuarta temporada de la serie "The Crown" en Netflix, Lady Di se convirtió en una persona única en el Palacio de Buckingham. 

Su irreverente personalidad y capacidad para movilizar masas fueron razones más que suficientes para que la Reina Isabel viera a la Princesa Diana como una directa competencia en el entorno real.

La personalidad de Lady Di fue única.

Uno de los momentos icónicos en la historia de la Monarquía británica fue cuando la exesposa del Príncipe Carlos decidió llevarle la contraria a su suegra y a su entorno, usando una de las Joyas de la Corona de la manera más controversial.

Fue en una entrevista para la revista "Marie Claire" cuando la experta en realeza Debora Attanasio habló sobre el baile que protagonizó la mamá del Príncipe William con su expareja, Carlos de Gales, durante una cena en el "Hotel Southern Cross" (Melbourne, Australia) en 1985. 

La princesa Diana rompió con los protocolos y causó sensación en el público.

A diferencia de lo que se cree, la Reina Isabel le obsequió a Diana el collar como un regalo de bodas y no fue el hecho de que lo portara o el llamativo color de las esmeraldas lo que la enfureció, sino la forma en que se lo colocó, sugerida por el mismo diplomático canadiense Victor Chapman. 

Tomó el collar y se lo puso sobre la cabeza en lugar de esperar a que lo abrocharan alrededor del cuello. No pudo pasárselo por el puente de la nariz. Chapman le dijo que lo dejara ahí porque lucía joven y divertido, igual que ella.

El baile de 1985 es conocido como uno de los momentos más especiales del matrimonio entre Lady Di y Carlos de Gales.

El detalle no pasó desapercibido, y, para su aclamado público, la princesa de Gales se convirtió en la sensación de la noche y su atuendo fue uno de los más aclamados de su existencia. 

Incluso, en aquel entonces, el hijo de Felipe de Edimburgo pareció a gusto con Lady Di y se llevaron los aplausos con el show que brindaron delante de todos, convirtiéndose en uno de los pocos instantes de su convivencia que se los notó con una sonrisa de oreja a oreja. 

Otras Noticias